Apicola Laparra

75 AÑOS Y 4 GENERACIONES

Manuel Laparra Villaplana, mi bisabuelo, decir su nombre es nombrar a la persona pionera en traer las colmenas a nuestra localidad.
Databa 1941 y los terribles años de la postguerra cuando mi bisabuelo decide cambiar “El Levante Español” por la “Extremadura de Los Montes”, es así como inicia el peregrinaje desde Valencia a Fuenlabrada de los Montes (Badajoz), donde se instala definitivamente, y es en 1942 cuando se decide a traer la primera colmena movilista a esta localidad, era una colmena tipo “Layen”.
Es así como se inicia la actividad apícola a pequeña escala en Fuenlabrada de los Montes, la actividad en un principio era a pequeña escala y suponía un aporte de pequeños ingresos a la economía familiar.

Manuel Laparra Albalat, mi abuelo, también conocido como “Manolo El Valenciano”, es quién recogió el testigo de mi bisabuelo y se convierte en un pionero en la transición y evolución de la apicultura, que hasta ese momento solo suponía una ayuda a la economía familiar, hasta convertirla en un medio de vida, una profesión, un arte y una actividad en continua evolución.

Así comenzó el comercio de cera, miel, colmenas, y un sinfín de productos derivados de la colmena.

Para dedicarse a la apicultura es preciso tener el amor y la inquietud por conocer las cosas pequeñas que mueven el mundo, no se pueden definir de otra manera a las abejas, y es de ese amor e inquietud, de donde nace la necesidad de conocer el funcionamiento de las colmenas y sus habitantes “las abejas”.

Mi abuelo no solo se quedó ahí, sino que fue más allá y en 2002 publicó su libro “Mi amor a las colmenas”, en el que recoge y define de manera honesta y sincera su manera de pensar y el impacto de la colmena en su manera de sentir, de pensar y de entender la vida.

Jose Antonio Laparra Ruiz, mi padre, mantiene, incrementa y diversifica el legado y conocimientos recibidos de tan honrosos predecesores. Realizando una labor de incremento en el número de colmenas, lo que supuso un gran avance a la hora de establecer un tejido laboral, económico, y en definitiva un signo que caracteriza a nuestra comarca.

Jose Antonio Laparra Acedo, quién les narra esta breve historia, entra a formar parte de la tradición familiar de una manera profesional en 2005 como trabajador de su padre.

En 2009 se independiza profesionalmente e inicia su andadura profesional en solitario, siempre fiel a la colmena, y conservando intactos, tradición y valores heredados.

Hasta 2013, año de creación de “Apícola Laparra”, desde donde intentamos transmitir a cada cliente los valores y conocimientos adquiridos durante 74 años de tradición familiar y 4 generaciones de apicultores.

Bienvenidos a “Apícola Laparra”